La Junta de Castilla y León finaliza los trabajos de restauración de tejedas en la montaña palentina, leonesa y Picos de Europa

Foto 1. Tejeda de Tosande, donde se han desarrolado buena parte de las actuaciones en Palencia

La Junta de Castilla y León acaba de finalizar, con las plantaciones de este otoño, tres proyectos diferentes para la mejora y restauración de los hábitats de tejeda en las montañas palentina y leonesa, así como en el parque regional de Picos de Europa, por un importe total de 77.065,66 €, que se han extendido durante los años 2019 y 2020.

La importancia de actuar en estas zonas quedó manifiesta a partir del estudio de caracterización que se hizo del HIC “Bosques mediterráneos de Taxus baccata (9580*)” de la Cordillera Cantábrica en Castilla y León. Según este estudio, a pesar de que la montaña palentina presenta una amplia experiencia de una gestión dirigida a la conservación de este hábitat, las tejedas se encuentran sometidas a una fuerte competencia del haya y una importante presión de ungulados, lo que se traduce en una notoria escasez de regenerado. Adentrándonos en la montaña central de León, la umbría de la Sierra del Mediodía y Hayedo de Bodón, así como el resto de macizos del entorno, presentan un gran potencial para la recuperación de este hábitat, si bien también existe una fuerte competencia que ejercen el haya y la herbivoría. Al noreste de esta provincia, en el entorno del parque regional Picos de Europa de Castilla y León, se ha documentado el profundo conocimiento de estas tejedas por parte de los agentes medioambientales, lo que ha permitido llevar a cabo previamente actuaciones eficaces con resultados hoy ya palpables, como los cierres de exclusión. Es necesario seguir por este camino dentro del Pinar de Lillo y otros rodales, caso de La Corva Baja.


Foto 2. Apertura de claros alrededor de los tejos mediante claras selectivas sobre el haya.

Para ello, se han ejecutado estar tres actuaciones que, en el caso de Palencia, se han centrado en la ZEC y ZEPA ES4140011 “Fuentes Carrionas y Fuente Cobre – Montaña Palentina”, consistiendo en 1 ha de corta de hayas de forma selectiva que competían con los tejos, la instalación de 820 m de cerramiento cinegético de malla de simple torsión de 1,5 m de altura, así como la reparación de hasta 2 km de otro cerramiento. Además, para facilitar la plantación en algunos puntos, y como medida de reducción del riesgo de incendios en otros, se han desbrozado manualmente hasta 24,8 ha, plantándose posteriormente 900 plántulas de diferentes especies del cortejo de tejedas en un área de 2,0 ha. Junto a ello, se han retirado del monte 20 protectores de plantaciones de años anteriores.

En la ZEC ES4130050 “Montaña Central de León”, se ha regulado la competencia espacial que ejerce el haya gracias a la ejecución de claras por lo bajo y suaves sobre esta especie en 16,9 ha, y también de forma selectiva sobre 250 pies, principalmente mediante anillamientos. Para favorecer el regenerado se han establecido cierres de exclusión en una longitud de 360 m. Se han llevado a cabo dos tipos de plantaciones: de conectividad entre los principales bosquetes sobre una superficie de 6,7 ha y de enriquecimiento en 0,1 ha de los rodales de exclusión, empleando para ello tejo, pino silvestre, mostajo, serbal y avellano. Como medida de defensa contra incendios, se ha desbrozado tanto de forma manual como mecánica alrededor del rodal de actuación y los caminos cercanos en un total de 0,2 ha.


Foto 3: Claras por lo bajo para reducir la competencia a los tejos en la ZEC Montaña Centra de León


Foto 4: Regenerado de tejo existente.


Foto 5:  Zona desbrozada en el entorno del rodal de actuación.

Foto 6. Regenerado de tejo existente.
 
Por último, en la ZEC y ZEPA ES4130003 “Picos de Europa en Castilla y León”, incluida en el parque regional del mismo nombre, se ha favorecido la entrada de luz y de nuevas especies gracias a la ejecución de claras por lo bajo y suaves en 25,0 ha sobre las hayas existentes, y se ha reducido su competencia directa a los pies de tejo mediante claras selectivas sobre 176 pies de haya. Además, para asegurar un cierre de exclusión que favorezca al regenerado de tejos, se ha reparado el cerramiento cinegético existente con la instalación de nuevos postes y malla en 150 m de longitud. Finalmente, se ha reducido el riesgo de incendios gracias al desbroce de matorral de 0,7 ha entre un camino y el rodal de actuación.


Foto 7: Reparación del cerramiento cinegético para el cierre de exclusión.

 









Foto 8. Clara selectiva de hayas alrededor de un excepcional tejo.